• Inicio

DEL CHAT A LO REAL CON AMOR

Hola a todos los lectores de relatos eróticos esta es la primera vez que escribo un relato que no es una fantasía más bien es una realidad que se vive en la actualidad en algún lugar de la república mexicana en la zona centro del país, todo comenzó un día 3 de marzo del año 2009 en una sala de un Chat muy conocido entre nosotros los latinos ese día era de noche como las 9:00 pm, no tenía nada que hacer en casa y me metí a esta sala que les digo ahí empecé a navegar en varias salas de que ninguna me gusto porque la plática era aburrida y sacaba a cada rato del sistema, entonces decidí entrar a la sala de más edad que la que tengo por lógicas razones para encontrar a una dama que quisiera conversar un rato bien, en esa sala vi un nick que me llamo mucho la atención por ser APASIONADA actualmente es mi pareja y nos llevamos de maravilla, ese día empezamos a conversar como cualquiera lo hace en las salas pero poco rato después fue subiendo el tono un poco hasta el grado de llegar a darnos nuestros correos ya que la agregue me salí de la sala para conversar con ella más íntimamente, le puse fotos mías y de mi estando desnudo  y al parecer le gusto dijo que se veía bien eso quiere decir que no le desagrado después le estuve poniendo fotos más serias para que viera como era , a mí se me ocurrió preguntarle si tenía foto y me dijo que no y le pedí que se describiera ella físicamente y se empezó a describir como una mujer de 1.75, frondosa, cabello chino, ancha de cadera y mucho busto y además muy cachonda en la intimidad, la verdad me sorprendí en que me dijera eso y me gusto que fuera así porque yo también lo soy cachondo, así estuvimos platicando de muchas cosas de su vida y de la MIA,  ella me dijo que era separada y que tenía muchos meses sin tener sexo con alguien, pero que le encantaba el sexo y que solo ha hecho en estos meses era masturbarse, yo le comente que hago lo mismo por salud y seguridad, tanta fue nuestra química que me le declare le pedí que fuera mi novia pero ella no creía nada no accedía y le estuve insistiendo que aceptara ser mi novia, ese día planeamos vernos la siguiente semana en miércoles para conocernos en persona quedamos en irnos de pinta ya que ambos trabajamos, durante la terminación de la semana y el inicio de semana estuvimos muy nerviosos, el día miércoles nos quedamos de ver a las 9 de la mañana cerca de la escuela de sus hijos, cuando la vì madre de dios que mujer tan mas espectacular me dejo con el ojo cuadrado, así como era así como se había descrito iba con el pantalón negro pegado, medias de color transparente, blusa negra con café y zapatos al piso, recuerdo bien que me dijo que la acompañara a comprar un acosa a una tienda de esas famosas de wall mart y nos fuimos platicando de las primeras impresiones de ambos ya que era la primera vez que nos veíamos en persona, llegamos a la tienda y yo me quede afuera todo nervioso por estar con ella, habrá tardado como unos 10 minutos en comprar lo que tenía que comprar, de ahí caminamos para tomar un taxi para irnos a su casa ya que teníamos que ir a dejar una cosa que llevaba y era muy riesgoso traerla cargando, del súper a su casa hicimos 5 minutos, ella paso primero y yo después, me enseño su casa  y nos quedamos platicando en la sala, teníamos planeado irnos a un hotel pero las ganas que traíamos eran demasiadas y empezamos con los besos, las caricias a nuestros cuerpos y le empecé a meter mis manos en su busto y sentir la tela del bra tan dulce, cuando metí mi mano en su busto sus pezones ya estaban erectos y listos para ser mamados por mí, le empecé a mamar su seno izquierdo tan rico que se veía el pezón con un color  cafecito, lo empecé a mamar y después a pasar mi lengua por el, mientras que con mi mano izquierda le sobaba su otro pezón ella cerro los ojos y empezó a gemir levemente síntoma que le estaban gustando lo que le hacía, ella se dejaba llevar por esa sensación de deseo y excitación que tenía, me empezó a besar y a pasar con sus manos mi pecho que lo tocaba por encima de la camisa que llevaba, empezó a bajar hacia mi estómago y ombligo poco a poco, yo a su vez empecé a bajar también por su blusa que solo dejaba ver los senos al aire y que se veía tan excitada que nos gustaba  ambos ese momento, baje mi mano a su pantalón  para sentir la tela del mismo y empezarla a masturbar por encima, ella estaba cada vez más excitada y yo también se me empezaba a sentir mi miembro erecto y ella lo noto  empezó a tocar encima del pantalón, le gusto sentirlo erecto y en ese momento decidí quitarle el pantalón para sentir su piel, pero sorpresa me encontré con unas medias transparentes que me encantaron porque me gusta sentir su tersura de la ceda;  sus medias ya habían traspasado la humedad de su bikini que era de color rosa muy sexy, le hice aun lado su bikini para sentir su vello mojado se sentía tan rico sentir sus labios ya húmedos que se me hizo más fácil encontrar el clítoris ella le llama el botón de la felicidad hice  que ella sintiera y disfrutara con plenitud su estimulación con mis dedos pero no solo fueron mis dedos sino que también mi lengua ya que a mí me encanta hacer sexo oral porque lo disfruto mucho, ella en un principio le daba pena pero la fui convenciendo para que me dejara hacerlo y por fin logre que accediera se lo hice y le fui provocando sensaciones inimaginables para ella, logre que se viniera en un bello orgasmo vaginal, después ella me pidió que quería sentir mi pene quería probarlo, saber a qué olía, chuparlo y lo hizo lo agarro y lo mamo como ella quiso les puedo decir que lo hace de maravilla y que me encanto como lo hace estábamos en la recamara mientras que me lo hacía yo la tocaba en su cabello y senos que se veían tan bien  disfrutando ambos de esa pasión incontenible que teníamos, dejo de hacerme el sexo oral y me pidió que la penetrara y así lo hice pero sin antes ponerme un condón para que no quedara embarazada ya que ella puede quedar premiada, me puse el condón y lo fuimos haciendo de misionero tan dulcemente que nos dejamos llevar por los besos y las caricias de ambos, estuvimos como 10 minutos en esa posición y después decidió cambiar de postura ya que ella quería sentir mi pene  estando yo acostado en la cama y ella montada en mi, me encanto que lo hiciera de esa manera porque se mueve muy rico y coge tan bien que me dejo viendo estrellas durante ese lapso en que me coge con esa maravillosa vagina que tiene, después se puso en la posición d sentarse pero en la misma cama y se movía tan rico y apretaba su vagina por dentro que se comía mi pene, nos dijimos que nos gustaba a ambos y lo estábamos disfrutando , decidimos cambiar de posición y fue la de perrito que fue donde ahí yo pude tener el control de la cogida que le daba a ella y a ella le gustaba tanto que me decía SI AMOR COGEME ASI DE RICO, en ese momento yo le pregunte que quien la había enseñado a coger tan rico y me contesto que un novio que tuvo cuando era chica eso me calentó a mi mucho y la fue cogiendo más fuerte para que ella sintiera mi pene aún más dentro de ella ahí fue donde ambos acabamos al mismo tiempo, nos besamos llenándonos aun de caricias  ricas, esa fue la primera vez que hicimos el amor y cogimos maravillosamente, no solo quedo ahí sino que también lo hicimos 3 veces más.

Escrito por Fer Palace.

 

Sí, quiero

Sí, quiero

Fue mi respuesta a su pregunta.

Eran aproximadamente las 7a.m. y me despertó el sonido de mi celular que anunciaba una llamada entrante.

Casi con los ojos cerrados aun, y sin mirar el número identificatorio atendí y solo escuché la voz que me proponía sutilmente. ¿Quieres tocar el cielo con las manos?

Mi corazón se agitó y sentí que mis entrañas me empujaban a soltar de mi boca

Si, si quiero.

Y no es que le haya dicho eso a cualquiera.

Yo sabía quién era, todo mi cuerpo reconoció su voz, era él.

Lo espere por mucho tiempo, y fueron incontables las veces que lo desnude en mi mente y repase cada uno de sus lunares.

Me entretuve imaginándolo cada noche. Mi amor imposible.

Estuve enamorada de él por más de diez años.

Él lo sabía y se hacía desear, y que bien le salía, porque si bien fuimos amigos, yo aprovechaba esa amistad para estar más cerca de él.

¿Y quién no lo hizo alguna vez?

Era como un amor platónico.

Aunque no podemos negar que existía entre nosotros una especie de conexión que trascendió en el tiempo y en la distancia.

Cada cual hizo su familia, nos casamos con nuestros amores, tuvimos hijos, pero créanme cuando les digo que al cruzarnos en alguna calle nuestros corazones latían tan fuerte y con la mirada nos decíamos todo aquello que no podíamos con palabras.

Las últimas veces al cruzarnos, fantaseamos con la idea de vernos y dejarnos llevar por la pasión que estaba a punto de explotarnos.

Nunca paso.

Es por eso, que todos los días de mi vida lo espere, espere su llamado, su visita.

Reconocí su voz, porque la repetí en mi mente incontables veces.

Si, si quiero.

Y en los siguientes minutos ya estaba en mi cama. Entre mis sabanas.

Bebí de su piel ese sabor a él.

Al amor de mi vida, de mi existencia.

El acarició mi cuerpo con tal suavidad que de solo pensarlo me estremezco. Con su lengua húmeda recorrió cada rincón y dejo su amor en mis poros.

Preparó mi cuerpo para su entrada.

Beso con ímpetu mis pezones, mi cuello, mis muslos.

Recorrió con sus labios mi entrepierna, me hizo saber que estaba ahí, que era él y culminó con sus labios bebiendo la pasión que explotó de mi cuando me llevó al éxtasis.

Era su hora y lo sabía, hasta puedo decir que el también me imaginó por tantos años.

Sabía por dónde ir, donde tocar, donde morder. Cada movimiento era perfecto.

Entonces lo sentí entrar, fue maravilloso que su cuerpo y mi cuerpo fueran uno en ese instante, sentir esa conexión única e inigualable.

Sus gotas de sudor me excitaban, el deseo aumentaba.

Mientras penetraba mi cuerpo, no dejaba de mirarme a los ojos, lo vi. Puede ver su amor contenido, la suavidad y la delicadeza con la que maniobraba cada parte de mi era propia de un hombre que ama.

Fueron dos horas de lujuria que quedaron grabadas en las paredes de mi habitación, de mi cuerpo, mi mente y alma. Conté sus lunares, olí su aroma y degusté el sabor de su piel.

Se retiró y me quede profundamente dormida, feliz, llena de amor y placer.

Solo fue una vez a un extraño…..

Sentir mi a mi vagina tibia,

mis piernas muy abiertas,

mis pechos firmes,

mis caderas calientes,

mis movimientos de hembra en celo,

mi humedad resbalando sobre sus piernas,

todo eso que le di.

Te extraño mi amor,

Tus ojos enamorados sobre mí,

 

Mi primera vez

La puerta se abría cual caja de pandora, las dudas por más que quería disiparla de mi     mente no lo lograba pero con las suaves palabras y la atención de mi esposo Fred y la confianza que me ofrecía Jorge hacían que lograra dar pasos firmes pues me temblaban las piernas, me permitieron pasar primero después que Fred abrió la puerta y darme la mano, pasó el y por ultimo Jorge, nuestro invitado a la cama, el chico que mi amado me consiguió y que yo le di el visto bueno, cuando pasábamos mi mente y las dos copas que me había tomado estaban haciendo efecto, las incontables fantasías que me había formado de ese momento se hacían presentes en mi mente. Me encontraba en el lugar que jamás creí que pasaría de una ilusión; caliente y pecadora ilusión.

El silencio por un momento reinó, no se cuánto tiempo pasó, pero solo me sentía yo el centro de atención, el mundo giraba en una habitación de hotel que pareciera castillo. En nuestra fortaleza se Jorge nos decía “preparare unos tequilas para que se me bajen los nervio” asentí con la cabeza mientras Fred me abrazo y dándose cuenta de lo nerviosa que yo también estaba me tomo por la cabeza acerco su boca a la mía para robarme el beso tan apasionado que hacía tiempo mis labios no sentían, recorría mi espalda sus suaves manos al mismo tiempo que con los ojos cerrados mis manos le correspondían, abrió un poco los ojos y note por el rabillo dl ojo como nuestro invitado no perdía detalle del preámbulo de lo que le esperaba a él también, mis nervios disminuían con el apasionado beso de mi marido. Mis caricias llegaron a su sexo, podía sentir que el estaba nervioso pero el morbo que le generaba ese momento se acumulaba en su viril herramienta, yo me mojaba, sentía la humedad producida por las caricias, el momento y la lujuria que venía cargando desde hacía tiempo, desde el tiempo en que habíamos pensado y dicho no eso del trio no es para nosotros; solo con ver estamos bien, pero en ese momento me hacía falta más ir un paso más adelante despojándome de todo prejuicio.

Fred hábilmente sin dejar de besarme abrió los ojos y en esa semi oscuridad noto que Jorge nos veía atento y con su mano le hizo una seña para que se acercara a lo cual el sin disimulo y con más nerviosismo se acercó se colocó por mi espalda y su mano poco tímida y con la suavidad de un cirujano paso por mi cuello y espalda, acerco su cara hacia mi cuello, sentí por un instante que mi cuerpo empezaba a arder sobremanera, hábilmente sus manos perdían timidez y me recorrían la espalda, mis brazos que abarcaban a Fred, sus manos bajaban a mis caderas y mis nalgas, cerré los ojos y me deje llevar podía sentir como su respiración se aceleraba y lo hacía cerca en mi cuello, con una mano acerté a abrazar su cabeza y acercarla a mi cuello las manos de Fred jugueteaban firme en mi sexo tibio, nuestro invitado, mi travesura, mi amante, sin dejar de acariciarme busco mi boca mientras volteaba para ahora quedar frente a el y sus besos comenzaron a ser míos, Fred me recorría con sus manos hábiles al momento que definitivamente me entregaba a la lujuria y la pasión, por una vez más dejaba de ser yo para que en ese momento dispusieran de mi a sus antojo, acariciaba a ambos y sentía de Jorge su pene firme que me atraía como imán al acero, sentía como si de sus ropas se quería liberar aquel pito. Fred comenzó a bajarme la diminuta falda que llevaba y bajar solo un tirante de mi coqueta blusa lila, cuando me dejo casi desnuda mis manos ya desabotonaban la camisa de nuestro amigo sin dejar de unir nuestras bocas y nuestras rótatiles lenguas, sentía de mi amante lo agitado de su corazón y  los músculos que lo cubrían, mi amado de alejo y nos dejo para que yo disfrutara de mi regalo y mi regalo me hiciera a placer, sin decir palabra yo accedí a entregarme solo a Jorge pues yo se de lo que fantaseaba Fred con verme entregada a otro hombre.

De reojo veía como Fred atreves del espejo disfrutaba de ver a su mujer entregándose sin más tapujos, el se acercaba tanto al espejo que se empañaba con su respiración con la única intención de no perder detalle de cómo lo desnudaba y besaba. Volví a cerrar los ojos y me di a la tarea de desnudar a mi amante, ya le había quitado camisa y el me ayudó con su cinturón y mis manos recorrieron bajo su pantalán la diminuta tanga que no podía cubrir la erección que le había provocado. Su piel suave estaba a mi merced, se terminó de retirar el pantalón negro y me tomo por la cintura mientras me decía,   “estas bien” asentí con un “mjm” pero lo que quería decir era mejor que nunca hazme tuya cabrooooon, le repegue mi piel casi desnuda abajo solo traía la tanga blanca de encaje que más me gusta y arriba solo la blusita dejando libre mi seno izquierdo que apasionadamente unía yo a su pecho, le dije al oído hazme “tuya papi”. Me tomó de la cintura, me cargo, lo abracé del cuello y deje que nuestros olores; elixir de vida se fundieran y se hicieran uno, sus brazos fuertes me hacían sentir ligera como pluma, La noche había caído en nuestra habitación, Jorge me llevo a la cama y lentamente me deposito, quede bajo el y sus besos volvieron a disponer de mi, hábilmente Fred nos ofreció el condón que que puse diestramente en su gran pene que mi sexo húmedo deseaba. Por unos segundos se lo hice oral pero yo deseaba sentirlo ya, no podía esperar mas para ser penetrada. Me recorte nuevamente y abrí mis piernas como puertas del edén  para ofrecerle el dulce manjar y que sacie sus ansías como yo ansío. Podía sentir su gran herramienta en mi entrada y el muy malvado me hacia desearlo mas cuando parecía que me entregaría y yo levantaba mi cadera, lo alejaba, me hacia sufrir y al segundo intento lo tome por la cadera y lo jale hacia mi para por fin sentirlo y de momento me lo dejo ir todo hasta el fondo un gemido me robo, no lo pude reprimir aunque hubiera querido, tan fuerte que estoy segura se oyó en la habitación contigua, lo sentí hasta adentro arquee mi espalda y pude tocar el cielo sentí como mis paredes se abrieron súbitamente para recibir a aquel deseado animal, un instante fue pero me perdí en sus brazos, y cuando lo saco un poco sentía nuevamente recorrer mis paredes totalmente mojadas y deseosas de que lo volviera a hundir en mi, lo repitió una y otra ves, y en cada roce en mis paredes un gemido brotaba sin poder callarlo, estaba a su merced, por esos instantes me olvide de mi amado pero yo estaba gozando no se cuantas veces lo hizo pero me penetro tan rico que sentía venirme mientras lo abrazaba con brazos y piernas, puso mis manos un su cuello y se en un movimiento el quedo abajo y yo sentada en su pene sentí como me llegaba hasta adentro, me lleno como nunca y movía sus caderas que al segundo movimiento el calor me invadió sentí el fuego avanzar desde mi sexo hasta invadir mi cuerpo y explote con un gemido que me hizo mojarle todo su miembro duro y como novia la cadera al primer orgasmo siguió el segundo y al ver a mi amado Fred sentado en el sillón con su tequila en la mano izquierda y con la otra acariciándose gozando como se convertía su esposa en toda una puta a su disposición.

Mirar que el también gozaba de verme e imaginarme su pene que traía en la mano, ese pene que tantas veces me ha hecho suyo, me éxito y sentí que debía retribuirle de alguna forma así que con Jorge dentro mío sin pensarlo le dije dije a Fred que viniera, se colocó atrás de mí, me acaricio mientras Jorge se prendía mas le ofrecí mi seno, le pare mis nalgas a Fred para invitarlo a realizar la doble que el tanto había fantaseado, sentía mi sexo perfectamente irrigado, el dedo de Fred hacia magia en mi anito y se dilataba como nunca una ves más el placer llegaba sentí como me atravesaba Jorge, y mi Fred me colocaba la cabecita a mi entrada, deseaba sentir, era mi primera vez con dos y no quería esperar más, poco a poco me abrió como nunca, sentí mi vagina llena, mi seno arder en sus labios y el dueño de mi trasero en el, cerré los ojos y una vez mas me entregue ya no supe de mí, no pude mi cuerpo no era mío; era de ellos , era de la fantasía y el deseo, agitadamente me clavaba Jorge, placenteramente Fred se regocijaba en mi culo…. Jorge exclamo me vengo y trate infructuosamente de retenerlo entre mi mojado sexo, estallamos los dos, me vine otra vez y sentí sus fluidos chorrera en mi piel porque justo antes de venirse se salió y quito condón para ofrecerle a mi piel la sabia de vida, y no pude mas me vine, me vine, me vine, oooooo Dios nunca tan rico como esa ves quería mas pero mas no sabía, mi cuerpo quería, con ojos desorbitados le pregunte a Fred  ¿quieres venirte? Deseo que te vengas adentro, me miro me dio un beso me abrazo y al oído me dijo “este orgasmo te lo guardo para regalártelo en casa, solo para ti”.    Nos tendimos los tres en la cama reposando el dulce orgasmo, esperando que Jorge vuelva en si y yo me reencuentre con migo misma. El sudor en la piel, los fluidos desatados y la pasión a flor de piel, el cielo existió en una habitación, reposando el orgasmo me doy cuenta que el mundo puede seguir girando y descubro los placeres prohibidos de las fantasías que reprimía,  hoy me entrego por convicción al mundo del swinger, me entrego a lo que venga y mi mayor placer es ver a mi esposo sentir placer a través del placer quye yo también siento…

Vibe