• Inicio

Después de que Matías Alé, afamado más todavía por su reciente brote psicótico, declarara su adicción al mundo SW, y luego de que Graciela Alfano respondiera que “no tiene nada de malo ser swinger, estamos en el siglo XXI”; nos preguntamos, ¿qué tiene el mundo de los oscuros túneles de los bares swingers que resulta tan seductor y adictivo?

 

  • swingers
  • Poliamor

El hall está rodeado de luces azules de neón. Abajo, un bar con mesas blancas y altas en donde se puede tomar algo, hacer la previa. Todavía es temprano y casi todas las parejas se instalan solas, no hablan con otras, observan. Nadie se dirije la palabra porque el tan mentado “intercambio” no ocurrirá en ese lugar, demasiado expuesto e iluminado. La dark room (salón oscuro con sillones plastificados de las más diversas formas, cuartos con distintos tipos de luces, dispensers de profilácticos, etc.) es el escenario principal de los clubs SW, es el objetivo. Pero para eso, primero hay que animarse a entrar.

 

*** ¿Qué significan los sueños eróticos? ***

 

Casi todos los clubs swingers de Buenos Aires cuentan con “guías”. En la puerta de ingreso explican el funcionamiento del mismo –reglas básicas de convivencia- a los novatos y primerizos. También a los que van confundidos: “sabés que esto es un club SW, ¿no?” En el ingreso, cual marca de ganado, te pondrán una pulserita fluorescente en la muñeca. Según el color, indicará si vas como soltera, o en pareja. Una mujer o un grupo de mujeres solas en general entran sin costo; las parejas, en cambio, tienen diferentes aranceles dependiendo del horario de llegada. Los hombres solos pagarán aún más, el arancel más alto. Es común que una amiga y un amigo se pongan de acuerdo en hacerse pasar por una pareja e ir a curiosear de qué viene la cosa.

 

*** Una pareja swinger, en primera persona ***

 

Un minitour del lugar: el salón principal (pista de baile); subiendo la escalera de la mano derecha la sala para parejas a la que solo se puede ingresar de a dos (cerrada con una tela negra y con seguridad en la puerta), de la otra mano la sala de tríos, subiendo un piso más la sala de solos y solas. Ok, empieza la aventura.

En el resto del boliche se baila música del momento, las barras están llenas, las consumiciones se piden una detrás de la otra. Los mozos no dan a basto. Las parejas y grupos de amigos que se ven dispersos por todo el salón son de edades variadas. En un momento, se decía, los swingers eran de 40 para arriba (cuando las parejas ya habían pasado la etapa del primer amor y como paliativo del aburrimiento iban en busca de nuevos estímulos), pero ahora, nada más lejano a la realidad. Sweet, en San Telmo, abrió apuntando su marketing a los más jóvenes. Éstos, con tan solo meses o un año de noviazgo, ya están intercambiando parejas y dicen no querer perderse nada. No es infidelidad lo que ocurre, y esto último es importante.

 

*** Antídotos para una sexualidad aburrida ***

 

Se disfruta de ver a la pareja en una situación sexual tratando de que el intercambio ocurra lo más “equilibradamente” posible. Cada dupla arma su propio contrato previo: hasta acá sí, hasta acá no. Esto sí, besos no. Penetración no, lo otro sí. “Swinguer”, en ingles, refiere al verbo “columpiar”; para balancearse hay que hacer equilibrio porque si no se rompen los esquemas. El respeto por los códigos internos y externos es parte de esto: 1- de lo que la propia pareja establece como válido; 2-de no ser invasivo con otras parejas que tienen sus propios acuerdos válidos también. Por ejemplo, un toque de hombro o en alguna parte del cuerpo es señal del acercamiento cortés;  “tirársele encima” al otro no es lo más adecuado ni en una dark room. Aunque, últimamente, hay que decirlo, no es todo tan decoroso. El zarpe ocurre como en cualquier lugar oscuro y es parte del juego, el que no quiere, se corre, se va y nadie le dice nada. Abundan las parejas que buscan una chica. Las mujeres en general son más generosas, los varones entre sí en general no se tocan. Muchos intercambios derivan a un hotel, pero la mayoría se resuelven ahí mismo.

¿Se vuelve del SW? Sí. Se vuelve pero diferente, habiendo cruzado un límite. Se vuelve para no volver atrás. Como las drogas duras, puede generar adicción: si una no encontró esa noche la satisfacción que buscaba (porque no se dio, no se animó, porque fue muy quisquillosa), se vuelve. Si la encontró, también se vuelve. De repente, liberar a la pareja es autoliberador. La fantasía y el miedo de los cuernos se desarman o juega a favor de la complicidad. Al final no era tan grave. Ya sea que la noche termine de a cuatro o de a seis, hay un retorno al hogar que se hace de a dos y ahí se produce lo verdadero. ¿Viste? No fue tan grave, ¿cuándo volvemos?

 

Adicción faltal

Según el doctor Walter Ghedín: “La excitación swinger se basa en el doble papel de ser protagonista y espectador de la escena sexual. La mirada voyeur se nutre de la fantasía convertida en acción frente a sus ojos.  También hay que agregar que la experiencia SW tiene aspectos más profundos que arraigan en la construcción misma del vinculo de pareja: “porque te poseo te comparto”. Las personas que acuerdan este tipo de práctica cuentan con la capacidad para disociar la imagen del otro: aquel que ama, comparte la vida cotidiana y acompaña en los proyectos, con el “sujeto erótico/sexual” generador de intenso placer. Pero ojo,  sentir deseo por repetir la experiencia no convierte a la persona en adicto sexual. Como toda adicción se requiere de la necesidad imperiosa de “consumir” experiencias eróticas, que además de brindar placer, calme el estado de tensión interna; para que después de un tiempo regrese el impulso urgente y busque ser saciado. Las compulsiones sexuales provocan abstinencia (ansiedad, irritabilidad, insomnio, conductas de riesgo, etc.) cuando no son satisfechas. En el erotismo todo aquello que fue fantasía y se convierte en una realidad tiene una carga mayor de excitación. Y como todo goce se basa en la repetición y en insatisfacción, buscará ser saciado.”

7 consejos para hacer un trío sexual

Participar en un trío sexual es una de las fantasías sexuales más recurrentes, sobre todo para los hombres. Donde el imaginarse con dos personas forma parte de ese deseo, que pocas veces se lleva a la realidad.

Para hacer un trío, como en toda relación, se necesita la aprobación de las personas involucradas, y si una de ellas es una pareja sentimental, el trío toma un sentido diferente. Por ello, en te presentamos estos tips, de acuerdo con el portal tuguiasexual.com, si la desean llevar a cabo:

  1. Si realizas un trío sexual con tu pareja, asegúrate que se sienta a gusto, no a un lado. Dale mucha atención para que nunca crea que es menos deseada que la tercera persona.
  2. Cultiva su confianza. De lo contrario luego vendrán sentimientos conflictivos, como los celos. Tu pareja puede sentirse traicionada, engañada y dudar sobre tu fidelidad, o bien de tu preferencia sexual, según sea el caso.
  3. No mezclar sentimientos. Los tríos sexuales se tratan de probar nuevas sensaciones, no de encaminar sentimientos o bien de probar los de tu pareja por ti o hacia la persona invitada.
  4. Comunicación. Las tres personas deben tener una disposición total del 100% para evitar una catástrofe en la cama.
  5. Déjate guiar por el deseo. Haz lo que más te provoque y con quien te provoque en el momento. En un trío puedes besar a una persona mientras acaricias a otra, o bien mientras otras manos te acarician a ti. Recuerda ser equilibrado.
  6. Sexo seguro. Siempre deben usar condón, las tres personas, con el fin de evitar contagio de infecciones de transmisión sexual o un embarazo no deseado.
  7. Si utilizan juguetes sexuales, procuren que estén muy limpios al principio de cada uno de sus juegos.

Recuerda que antes de hacer realidad esta fantasía, es importante que ambos conozcan detalles mínimos sobre las otras personas sobre sus conductas sexuales e historia sexual, con el fin de que la experiencia no les lleve a consecuencias irreversibles para su salud.

LAS REGLAS DE ORO Y CÓDIGO SWINGER

Si bien el mundo swinger es un mundo donde las libertades y fantasías sexuales se expresan en su mayor exponente, esto no significa que sea un ambiente dominado por el libertinaje. Les dejamos las Reglas y Códigos Swinger que les garantizan pasar un momento inolvidable a aquellos que recién se están iniciando en el lifeswstyle, pero también para refrescarnos a los que disfrutan del ambiente hace ya tiempo.

NO significa NO“. Alguien dirá “NO” por cualquier razón en cualquier momento, incluso, si se encuentran a la mitad de un encuentro y han cambiado de opinión y quieren parar en ese justo momento. Si te encuentras en una situación incómoda, sólo di “No”. No arriesgues tu felicidad y satisfacción, o la de tu pareja, haciendo algo en contra de tu voluntad, sólo porque no te atrevas a decir NO. La mejor manera de decirlo, es: “NO gracias, pero gracias por preguntar”. Sé honesto desde el inicio y te evitarás malos entendidos. No olvides que las actitudes de la gente cambian y nadie sabe cuándo. Tal vez, en un futuro, vuelvan con una opinión diferente.

Siempre trátense uno al otro con respeto.

Después de todo, ¡Esto sólo es una fiesta! Además, tú no querrás ser grosero o prejuicioso porque no querrás que eso te pasé a ti. Si una pareja o soltera te habla y no están Ustedes interesados en interactuar, eso no quiere decir que no tienes que ser cortés con ellos. Ellos son personas como tú. Sólo hazle saber, amablemente, que no quieres hacerlo.

Si eres rechazado, No lo tomes personal.

El rechazar a alguien es una decisión muy personal, y por lo regular, es tan difícil rechazar como ser rechazado. Es crucial que haya honestidad. ¿Quién sabe?, podrías terminar ganando amigos si lo manejas de la manera adecuada.

¡Controlar los celos!

Es una reacción normal. Recuerda que es, estrictamente, un placer físico y recreativo, no emocional. Descubre que es lo que prende los celos en tu relación y trabajen juntos para controlarlos. Eso significa que tendrán que modificar sus actividades ya que su relación de pareja no se podrá canjear por un encuentro swinger.

Siempre hazle saber a tu pareja que es la número uno.

Lleguen juntos, tómense el tiempo de satisfacerse mutuamente, eso los hará sentirse seguros. Y siempre salgan juntos.

Usen su sentido común

Y un juicio adecuado cuando se encuentren involucrados en una situación swinger. Sean amables, comprensivos y sensibles. Las parejas y mujeres solteras swingers son personas y tienen sentimientos como tú.

Respeten cualquier regla

Y códigos que hayan establecido entre ustedes. Y asegúrense de tener comunicación mutua, abierta y honesta, para que no hayan malos entendidos.

Respeten los parámetros impuestos como pareja y comuníquense como socios

La comunicación honesta es estrictamente necesaria para formar relaciones. Y por favor no olviden respetar los parámetros de los demás. No traten de cambiar las reglas sólo porque no parecen concertar con otros.

Pongan atención a su lenguaje corporal.

Hay más interacción que sólo palabras. Consideren el lenguaje corporal de la persona con la que están hablando y eso les dirá más que la conversación que puedan tener. Sean sensibles con la persona y así sabrán que los hace sentir incómodos o felices y excitados.

Mantengan absoluta discreción!

La discreción es elemental en este estilo de vida. ¡La privacidad es inviolable! Nunca discutan detalles inapropiadamente.

Todo lo que hagas, todo lo que veas, deberá permanecer con absoluta discreción “Todo lo que veas aquí, Todo lo que escuches aquí, deberá quedarse aquí cuando te vayas”.

Respetar y hacer respetar los códigos swinger es básico y vital para que el lifeSWStyle siga siendo el mundo elegido por todos nosotros.

Swinger, Te amo y te Comparto!

El mundo swinger es fundamentalmente un ambiente de parejas, parejas muy sólidas, que pueden tener sexo con otras personas, sin que por ello la relación se resienta. Para ello es muy importante la comunicación dentro de la pareja, una confianza total y la seguridad de los sentimientos mutuos. 

Para muchas personas es algo inconcebible compartir tu compañero o ver como la persona que amas mantiene relaciones sexuales con otras personas. Ese sentimiento de posesión de lo amado, de es mío y sólo lo hace conmigo, les hace no entender la filosofía swinger. 

Se necesita mucha seguridad en la pareja, mucha complicidad y saber amar sin poseer. Para poder decir te amo y te comparto y disfruto viéndote disfrutar, por que se que a quien amas es a mi..

Las parejas liberales son parejas muy consolidadas, con una gran comunicación que empiezan un camino de experimentación, que viven la excitación de los primeros encuentros, dar rienda suelta a su imaginación, pero siempre compartiéndolo con tu pareja. Esa comunicación reaviva el deseo, intensifica la intimidad y refuerza el vínculo.
Pero no es algo sencillo. Dar rienda suelta a la imaginación es una cosa, y otra muy distinta es llevarla a buen termino.

Antes de introducirse en el mundo swinger es conveniente hablar sincera y claramente con tu pareja y llegar a un acuerdo.

UN PACTO DE CONFIANZA

Antes de la primera experiencia en el ambiente liberal es muy importante que se hable con naturalidad y sin presiones del tema.

Es vital que ninguno de los dos se vea forzado por el otro, ni chantajes, ni presiones de ningún tipo, ha de ser un acto voluntario y que realmente apetezca a los dos. Si no puede abrir fisuras en la pareja que tendrán difícil solución.

Lo ideal sería que primero fueran a un local swinger sólo a ver el ambiente y que les puede ofrecer y apetecer,estar ahi sin hacer nada,solo mirando. 

Por que antes de participar es necesario hacer un pacto de confianza entre la pareja, sobre lo que se esta dispuesto a hacer y a que estas dispuesto a ver hacer a tu pareja. Parece una tontería, pero la energía sexual es muy potente, pero también muy peligrosa y verse en una situación tan delicada excluido, o sentirte abandonada por tu compañero puede ser una experiencia muy dolorosa. 


Por eso es imprescindibles marcar los limites de cada uno, en cada una de las posibilidades de contacto, con naturalidad y respetando los limites que pone tu pareja a tu propio comportamiento. Es muy importante respetarlos, que no haya presiones y que si el limite de nuestra pareja nos impide realizar una de nuestras fantasías, lo aceptaremos de buen grado, pues las consecuencias pueden ser desastrosas para la pareja. 

Es importante ser claros el uno con el otro e imaginarse en distintas situaciones con distintos sexos y distintos grados de contacto. Cada uno marcara donde esta su limite y marcara hasta donde acepta que el otro tenga contacto con otras personas.

Si el limite se queda en caricias y tocamientos con otras personas, no hay problema hay swingers llamados soft, que les gusta acariciar y ser acariciados por terceros, pero prefieren terminar el acto con su pareja. Lo único realmente importante es que la experiencia al nivel que se alcance, sea satisfactoria y gratificante para los dos. Y si uno de los dos declara que sería muy doloroso ver en tal o cual situación al otro…. De verdad…. es mejor no llegar a que se abra una brecha infranqueable en la pareja.

Si la experiencia es excitante y gratificante para los dos… es muy probable que se repita y quizás el tiempo y la confianza os permitan avanzar más.

EL JUEGO MAS MORBOSO

Una vez hayáis marcado los limites estáis preparados ir a un local swinger, sin presiones, recuerda que ha de ser algo que les apetezca a los dos, si no dejenlo para otro día.
Es muy normal estar nerviosos y tener incluso algo de miedo, pero es básico que los dos sientan que pueden contar el uno con el otro, que están juntos en el juego y que en todo momento van a estar pendientes el uno del otro. Y no para controlar lo que hace o deja de hacer, si no para vigilar que el otro este bien, no se sienta incomodo en ningún momento y saber que si se siente mal, su pareja va a estar ahí para atenderle.

Una vez dentro del local, en un local swinger se respira buen ambiente y la gente suele ser muy educada y respetuosa. Por lo que si alguien se acerca y no mostras interés se alejaran sin más.

Es una sensación parecida a esas primeras salidas de ligue de discoteca, pero puede convertirse en un juego muy morboso, sin las frustraciones de la adolescencia…
Estas ligando con tu pareja al lado, en un local pensado para entrar en contacto con oras personas, puedes dar rienda suelta a tus poderes de seducción, miradas, abrir el escote, jugar a seducir, disfrutar de la seducción, mientras alternas miradas con tu pareja, besos o lo que quieras.. no olvides que estas en un local donde el sexo es natural. Y no es extraño ver una pareja haciendo sexo oral o cualquier otra actividad en cualquier rincón…

Puedes llegar a vivir experiencias increíbles, notar como la adrenalina fluye por tu venas, vivir momentos que muy poca gente se permite disfrutar. Pero es necesario tener una muy buena comunicación con tu pareja, una relación sólida y confianza absoluta para vivir la experiencia sin riesgos. Son muchas las ocasiones en la que un miembro de la pareja, se ve forzado a practicar sin desearlo, y esto puede ser muy lesivo para esa persona, para su autoestima y para la pareja. Por eso es necesario que sea no solo voluntario si no que los dos lo hagan de buen grado para disfrutarlo.

UN REMEDIO CONTRA LA INFIDELIDAD

Hay parejas que afirman que es una manera evitar la infidelidad, compartiendo los dos otras experiencias. Reafirman su relación a la vez que evolucionan sexualmente juntos experimentando nuevas sensaciones. 

Transformar el miedo en confianza, los celos en placer, la posesión en disfrutar viendo disfrutar.
Lo que permite disfrutar de otros cuerpos y experiencias a pesar de estar casados o tener pareja, compartiendo en lugar de engañando, en lugar de ocultar. 

 

Un camino desafiante, que si sabe vivir en plenitud, garantiza una gran complicidad y solidez en la pareja, O ESO DICEN !!!

  • 1
  • 2
  • 4
Vibe